El conocimiento de uno mismo, PDF, J. Krishnamurti

El conocimiento de uno mismo

“El Conocimiento de Uno Mismo” es una obra profunda y reflexiva escrita por Jiddu Krishnamurti, un filósofo y maestro espiritual indio. En este libro, Krishnamurti nos invita a explorar la naturaleza de la mente, la conciencia y la relación con nosotros mismos y con los demás. A través de su enfoque directo y sin adornos, nos desafía a cuestionar nuestras creencias arraigadas y a descubrir la verdad por nosotros mismos.

Parte 1: Convivencia y Relación

En esta sección, Krishnamurti profundiza en el tema de la convivencia y la relación. Aquí se destacan los siguientes puntos:

1. Diferencia entre Actividad y Acción

Krishnamurti distingue entre la mera actividad y la acción significativa. La actividad puede ser superficial y mecánica, mientras que la acción surge de la comprensión profunda y la atención plena. La verdadera convivencia requiere acciones conscientes y significativas.

2. Convivencia Basada en Ideas

¿Puede la convivencia basarse en una idea preconcebida? Krishnamurti argumenta que no. La verdadera convivencia es un proceso de autodescubrimiento y revelación. No podemos imponer nuestras ideas sobre los demás y esperar una relación armoniosa.

3. La Mente y la Paz en la Relación

La mente, con sus prejuicios y deseos, puede perturbar la paz en la relación. Krishnamurti sugiere que debemos liberarnos de la influencia de la mente para experimentar una convivencia auténtica. El amor y la sensibilidad genuina son esenciales.

4. Relaciones sin Dependencia

¿Es posible vivir sin relaciones basadas en la necesidad o el deseo? Krishnamurti nos desafía a considerar esta posibilidad. Si buscamos satisfacción o escape en las relaciones, no estamos realmente comprendiendo ni revelando nuestro ser interior.

Conclusión

“El Conocimiento de Uno Mismo” nos insta a estar alerta, sin apegos ni ideas preconcebidas. La verdadera convivencia es un proceso de autodescubrimiento y comprensión profunda. Krishnamurti nos guía hacia una vida en la que la mente no domine nuestras relaciones, sino que haya espacio para la autenticidad y el amor verdadero.

Publicaciones Similares

Deja un comentario