Las leyes espirituales de la vida: una guía para crear un mundo mejor

portada del libro las 36 leyes espirituales de la vida, para crea un mundo mejor

La vida en la Tierra es un juego de equipo donde todos tenemos un papel que desempeñar. Para jugar bien, debemos aprender y seguir las leyes espirituales que rigen el Universo. Estas leyes nos ayudan a evolucionar y crecer como almas, y nos permiten crear un mundo mejor.

En este artículo, vamos a explorar algunas de estas leyes espirituales y cómo podemos aplicarlas en nuestra vida cotidiana para crear un mundo mejor.

Una visión global del plan espiritual

La Tierra es una escuela mistérica donde venimos a aprender lecciones y a saldar nuestro karma. El karma es la ley de causa y efecto que nos hace responsables de nuestras acciones, pensamientos y sentimientos.

  • Karma positivo: Se crea cuando actuamos, pensamos o sentimos de forma positiva, como cuando somos amables, compasivos, honestos o generosos.
  • Karma negativo: Se crea cuando actuamos, pensamos o sentimos de forma negativa, como cuando somos egoístas, crueles, mentirosos o tacaños.

El objetivo final de nuestra existencia es la ascensión o iluminación, que es el estado de conciencia donde nos damos cuenta de nuestra verdadera naturaleza divina y nos unimos con Dios.

Las leyes básicas de la vida

Además de los principios del libre albedrío y la fe, existen otras leyes espirituales que rigen el Universo y que debemos conocer y seguir para vivir en armonía con nosotros mismos, con los demás y con la creación. Estas leyes son:

  • Como es arriba, así es abajo: Esta ley nos enseña que todo lo que existe en el plano superior existe también en el plano inferior, y viceversa. Esto significa que podemos crear nuestra realidad con nuestra mente, nuestra palabra y nuestra acción.

Ejemplo: Si queremos tener una vida más feliz, debemos pensar y hablar positivamente sobre la felicidad.

  • Como es dentro, así es afuera: Esta ley nos dice que nuestro mundo exterior es un espejo de nuestro mundo interior, y que todo lo que nos sucede es una proyección de nuestro estado de conciencia.

Ejemplo: Si tenemos pensamientos y sentimientos positivos, atraemos situaciones y personas positivas. Si tenemos pensamientos y sentimientos negativos, atraemos situaciones y personas negativas.

  • La ley de la petición: Esta ley nos dice que podemos pedir lo que queremos y que lo recibiremos, siempre y cuando sea para nuestro bien mayor y el de todos los involucrados.

Ejemplo: Si queremos encontrar un trabajo nuevo, debemos pedirlo con serenidad, decisión, claridad, gratitud y fe. Debemos pedir desde el corazón, no desde el ego, y debemos estar abiertos a recibir lo que nos corresponde, sin apegarnos al resultado ni interferir con el proceso.

Conclusión

Al conocer y seguir estas leyes espirituales, podemos co-crear nuestra realidad y hacer de este mundo un lugar mejor. Podemos alinearnos con el plan espiritual y crear un mundo de paz, amor y abundancia para todos.

Las leyes espirituales son un regalo para nosotros. Nos dan la oportunidad de evolucionar y crecer como almas, y de crear un mundo mejor. Es nuestra responsabilidad aprenderlas y aplicarlas en nuestra vida.

«El mundo es un espejo de nosotros mismos. Lo que vemos en el mundo es una proyección de nuestro propio interior.» – Buda

Publicaciones Similares

Deja un comentario