Mente de principiante: la clave para la práctica del Zen

El Zen es una forma de budismo que se originó en China y se extendió a Japón, donde se desarrolló y floreció. El Zen se basa en la meditación, la intuición y la experiencia directa de la realidad, más allá de las palabras y los conceptos. El Zen no es una doctrina ni una filosofía, sino una forma de vida que busca la liberación del sufrimiento y la iluminación.

¿Qué es la mente de principiante?

La mente de principiante es la mente que está abierta a todas las posibilidades, que no discrimina ni se apega a ninguna idea fija, y que expresa la naturaleza de Buda de cada persona.

Mujer practicando la meditación zen

Una anécdota que ilustra la importancia de la mente de principiante es la historia de un maestro zen que le dijo a un discípulo que, para ver la realidad tal como es, debía mirar a un árbol como si fuera la primera vez que lo veía.

El discípulo se sentó bajo un árbol y trató de mirarlo con la mente de principiante. Al principio, le resultó difícil. Veía el árbol como algo familiar, algo que había visto muchas veces antes. Pero luego, poco a poco, comenzó a ver el árbol de una manera nueva. Vio las formas de las ramas, las texturas de la corteza, los colores de las hojas. Vio el árbol como si fuera una obra de arte, un milagro de la naturaleza.

La mente de principiante es la mente que nos permite ver las cosas tal como son, sin prejuicios ni expectativas. Es la mente que nos permite disfrutar de cada momento, sin aferrarnos al pasado ni preocuparnos por el futuro.

¿Cómo practicar el zazén?

El zazén es la meditación sentada, que es la forma principal de práctica del Zen. El zazén consiste en sentarse con la espalda recta, las piernas cruzadas, las manos en el regazo, los ojos entreabiertos y la respiración natural.

Para practicar el zazén, siga estos pasos:

  1. Encuentre un lugar tranquilo donde no sea molestado.
  2. Siéntate en una silla o en el suelo con la espalda recta.
  3. Cruza las piernas, o siéntate con las piernas estiradas.
  4. Coloca las manos en el regazo, con las palmas hacia arriba.
  5. Cierra los ojos o déjalos entreabiertos, sin mirar nada en particular.
  6. Concéntrate en tu respiración.
  7. Observa tu respiración sin juzgarla.
  8. Si te distraes, simplemente vuelve a centrarte en tu respiración.

El zazén no es una práctica para lograr algo, sino una práctica para ser algo. Es una práctica para desarrollar la mente de principiante.

¿Qué es la respiración?

La respiración es el movimiento de la vida entre el mundo interior y el exterior, que son ilimitados e inseparables. La respiración es la puerta de vaivén que conecta los dos mundos, y que no tiene un yo separado. La respiración es la mente Zen.

Una persona que respira al aire libre, fundamental para la mente de principiante zen

La respiración es un aspecto fundamental del zazén. Es la forma en que nos conectamos con el mundo y con nosotros mismos.

Para practicar la respiración en el zazén, siga estos pasos:

  1. Concéntrate en la sensación de tu respiración.
  2. Siente el aire entrar y salir de tu cuerpo.
  3. No intentes controlar tu respiración. Simplemente obsérvala.
  4. Si te distraes, simplemente vuelve a centrarte en tu respiración.

La respiración es el reflejo de nuestra condición mental. Cuando estamos relajados y centrados, nuestra respiración es natural, suave y profunda. Cuando estamos estresados o ansiosos, nuestra respiración se acelera y se superficializa.

En el zazén, aprendemos a observar nuestra respiración sin juzgarla. Esto nos ayuda a relajarnos y a centrarnos en el presente momento.

Conclusión:

El Zen es una forma de vida que nos enseña a vivir plenamente el presente momento, con una mente abierta y receptiva. La mente de principiante es la clave para la práctica del Zen. Es la mente que nos permite ver las cosas tal como son, sin prejuicios ni expectativas. El zazén es una práctica sencilla pero profunda que nos ayuda a desarrollar la mente de principiante.

Si quieres saber más sobre el Zen, te recomendamos que leas el libro de Suzuki, o que visites algún centro zen cercano a tu localidad. 

descargar

Publicaciones Similares

Deja un comentario