Los caminos para el éxito, PDF, clásicos de oro

Los caminos para el éxito, PDF

Muchas personas andan en busca de los caminos que conducen al exito. En este libro hay una informacion muy valiosa

Hay que saber que, como dijo Kant: el cumplimiento del destino en el ser humano es imposible para la persona abandonada a sí misma. Lo cual, supone su preparación por medio de la educación.

La naturaleza ha puesto en nosotros gérmenes que a nosotros mismos nos toca desarrollar en proporción, a nuestras disposiciones naturales. Y al destino que hayamos de cumplir como seres sociales y como seres individuales.

La naturaleza dio a todos los seres, las facultades propias para la ejecución de su destino, del cual, ni una sola criatura carece. Más a tales facultades, a las del hombre se le agregó la propiedad de hacerlas perfectibles, resultando el hombre el único ser susceptible de educación.

Los animales, tan pronto como comienzan a sentir sus fuerzas, las emplean regularmente. Es decir, de una manera que no les sean dañosas a sí mismos. Es curioso ver cómo las jóvenes golondrinas, apenas salidas de su huevo. Y todavía ciegas, se las arreglan para hacer caer sus excrementos fuera de del nido.

El animal es por su instinto lo que puede ser; una razón extraña ha tomado de avance por él todos los cuidados indispensables. Mas el hombre tiene necesidad de su propia razón. No hay en él instinto, y es preciso que él se dé a sí mismo su plan de conducta. Pero como inmediatamente no es capaz y al mundo aparece en estado salvaje, tiene necesidad del socorro de los otros.

Lo primero a lo que debemos acostumbrarnos, o educarnos, fuera desde luego de atender al cuerpo. Y a todas nuestras energías físicas, es a someternos desde bien pronto a los preceptos de la razón. La demasiada libertad engendraría rudeza, la excesiva ternura y dar a los niños todo hecho, les imposibilitaría más tarde, para la lucha por la vida. Donde aparecen tantos obstáculos a cada momento incluyendo los negocios.

Los americanos educan a sus hijos para la independencia, haciéndoles desde bien temprano vivir por su cuenta, pero vigilando su conducta. Así son hombres de iniciativas en un grado tal y con una precocidad tan extraordinaria cual en Europa se desconoce. Todo proviene de que las fuerzas personales del individuo se ponen a prueba en los primeros años de la vida. Tanto si se trata del hijo del obrero, como del hijo del potentado.

Publicaciones Similares

Deja un comentario